loader image

Táriba festejó su nueva reina al son de vallenatos.

En un gran espectáculo esperado por el pueblo de Cárdenas y alrededores, celebrado en el Coliseo de Táriba, se coronó a la Reina de la Feria de la Consolación.

Compartir esta noticia

En un gran espectáculo esperado por el pueblo de Cárdenas y alrededores, celebrado en el Coliseo de Táriba, se coronó a la Reina de la Feria de la Consolación, Greisbel Silva, así como a la Princesa y Niña Cárdenas, en un certamen que destacó por bailes vibrantes, rasgos de tradición, belleza y música vallenata coreada con amor por el público desbordado de alegría.

La Alcaldía de Cárdenas, en la persona de la alcaldesa Marta Gallo, brindó este evento pleno de luces, música y destacados artistas de la danza y la canción, para celebrar a su pueblo trabajador y merecedor de esta fiesta, que su gente espera con entusiasmo y proyectos para impulsar sus emprendimientos.

Ya en el Coliseo, el público ubicado en las gradas, bailó con los ritmos de las bandas Teen Angels de Tucapé, y la Banda Show San Sebastián, de la ULA. Incansables, toda la noche y madrugada entonaron ritmos festivos.

Al inicio, hubo una sesión amena de música y animación de Daniel Carrillo, que hizo vibrar las gradas. Luego, comenzaron los desfiles de las candidatas al reinado de Baby, Niña, Princesa y Reina de la Feria de Táriba. Todas las concursantes bailaron ritmos chispeantes, se lucieron actuando en bellas y dinámicas coreografías y lucieron sus mejores atuendos para agradar al público. Fueron veintiocho niñas y jóvenes quienes se prepararon para dar un hermoso espectáculo de belleza y ritmo.

Belleza y ética

El opening del evento destacó por sus brillantes atuendos, música y bailes alusivos a Barbie.

Niñas y jóvenes se reunieron en el escenario luciendo sus dotes de modelaje y baile. Luego, niñas y jovencitas se presentaron al público y en sus propias palabras dieron un mensaje en contra de la pedofilia y el maltrato infantil, bajo el lema: “Los niños no se tocan”, una campaña impulsada por la primera dama del estado, Karen Durán, quien hizo presencia en el evento junto al gobernador del Táchira, Freddy Bernal. Llamaron a los padres a estar atentos a los mensajes que llegan a sus hijos por redes sociales; asimismo, invitaron a los adultos a educar a sus hijos con amor y respeto.

En este certamen, el jurado otorgó la banda de Niña Cárdenas a Fabiana Marín y como Baby Cárdenas se coronó Yerlith Castro. El jurado también otorgó bandas de Niña de la Cordialidad, Deporte, Artesanía, Café, Cultura, Turismo, Taurina, Fotogénica, Niña de las carruchas y Niña Interactiva. En el concurso de Princesa Cárdenas, la ganadora fue Julieth Sanabria Montilla. Esta categoría agrupó a jovencitas de 13 a 17 años. Ellas también se sumaron a la campaña “Los niños no se tocan”, y lucieron hermosas capas elaboradas por ellas y sus familias, donde se plasman mensajes de amor y respeto a los niños, en rechazo de la agresión y el abuso. “Que las manos sirvan para construir y que los gritos sean de alegría” fue el mensaje de una de las participantes.

Música para alegrar el alma

El Certamen más esperado por todos, el de la Reina de la Feria de Táriba fue un derroche de baile, música y belleza. Las jóvenes lucieron hermosos trajes blancos e hicieron pasarella en traje de baño. El desfile en traje de gala fue deslumbrante: todas las participantes se mostraron hermosas y talentosas.

Fueron once candidatas para el certamen de Reina de la Consolación. Las tres principales ganadoras del Reinado de la Feria fueron: Mayorly Molina, de 18 años, estudiante de Comunicación Social, coronada como Reina del Turismo; Estefanía Rivera, de 17 años, estudiante, coronada como Reina del Deporte, y la ganadora del Reinado de la Feria de la Consolación es Greisbel Silva, de 20 años de edad, estudiante de Diseño de modas.

Los Chiches hicieron furor, arrancaron gritos de entusiasmo, algarabía, devoción por la música… hombres y mujeres corearon las canciones más famosas del grupo vallenatero que demostró y constató su popularidad entre el público del Táchira.

El famoso grupo brindó un concierto de casi tres horas, pleno de luces, efectos de escenario, un sonido envolvente, baile y música a más no poder. Los cantantes agradecieron a la alcaldesa Marta Gallo por la invitación.

Entonaron un par de melodías de Reinaldo Armas para animar al público y recibieron en la tarima a un talentoso niño cantante, de apellido Ochoa, a quien le dieron el micrófono y lo bendijeron por su talento.

Llovió música y agua de la buena sobre el público, que no renunció por ello a disfrutar del gran concierto de los Chiches, que con su música cerraron con broche de oro este gran espectáculo de la Feria de la Consolación de Táriba.

(agm Prensa Alcaldía de Cárdenas)

Noticias resaltantes

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, bienvenido al sistema de atención al cliente en línea ¿cómo podemos ayudarte?